El programa educativo Experimento de la fundación Siemens Stiftung

Cualquier adulto que piense en sus clases de química o física apenas se acordará de lo que tuvo que copiar de la pizarra, salvo quizá la formula de la sal común o de la gravitación universal. Sólo nos acordaremos de aquella vez en la que algo se incendió, estalló, cambió de color o incluso explotó. La conclusión que podemos extraer de este hecho es simple: retenemos sobre todo lo que hemos percibido por medio de la experiencia vivencial. Igualmente reconocemos el valor del trabajo en equipo. Por ejemplo, ante la pregunta ¿qué es más pesado, el hielo o el agua? Es más fácil y divertido buscar una respuesta en pequeños equipos. También resulta emocionante cuando un grupo se enfrenta a la pregunta sobre qué elementos hemos de ensamblar para lograr que una bombilla se encienda.

No solo es divertido para los alumnos, sino también para los profesores. Quienes trabajan en la fundación Siemens Stiftung han vivido a menudo esta experiencia, cuando han impartido cursos de formación para profesores. El programa Experimento presenta actividades muy sencillas; por ejemplo, ondular una lámina de papel aluminio y percibir que la imagen se refleja boca abajo. Otro experimento con resultados igualmente sorprendentes es construir nuestra propia cámara, realizando un agujero en un trozo de cartón. La experiencia demuestra que la sed de conocimientos de los niños en el ámbito de la ciencia y la tecnología es inagotable si logramos suscitar su curiosidad.

El investigador internacional de educación, y actual Presidente del Consejo de Ciencias y Humanidades de Alemania, Prof. Dr. Manfred Prenzel, quien colabora con la fundación Siemens Stiftung, subraya que los contenidos didácticos se interiorizan mejor cuando los alumnos asimilan la materia de un modo emocional y pueden aplicar las soluciones en su vida diaria. La clase puede comenzar perfectamente con una introducción teórica por parte del profesor, pero luego éste debe tratar con los alumnos las preguntas cuyas respuestas conducen a la solución del problema:

¿Cuál creemos que será el resultado? ¿Cómo procedemos? ¿Cómo evaluamos? Igualmente importante es el ambiente social. Los alumnus deben sentirse aceptados y respetados, incluso si hay algo que aún no saben hacer. Para tal fin, el profesor debe respaldar sus iniciativas. Aprender de  memoria fórmulas, datos y hechos puede servir para cumplir con las exigencies de una tarea o trabajo de clase, lo cual puede ser efectivo a corto plazo. Pero a largo plazo resulta prácticamente ineficaz, porque, a los dos meses, habrá caído en el olvido. Este es el punto de partida de los  estudios de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) a través del informe PISA. El aprendizaje no debe estar basado en la memorización sino en la comprensión. En la clasificación del último estudio, México se situaba notablemente por debajo de la media de la OCDE en el área de ciencias.

Con su programa de educación internacional Experimento, la fundación Siemens Stiftung fomenta los conocimientos científico-técnicos en los niños y jóvenes desde 2010. El objetivo es capacitarlos para experimentar, investigar y comprender en las áreas temáticas relacionadas con la energía, el medio ambiente y la salud. Los elementos esenciales del programa son los cursos de formación para docentes, las guías didácticas y las cajas de experimentación, para que los niños y jóvenes puedan llevar a cabo alrededor de 130 experimentos relacionados con los desafíos globales, como el efecto invernadero, la falta de agua potable o las energías renovables. Los experimentos pueden emplearse tempranamente desde el jardín de niños hasta el final de la educación secundaria, de manera que posibilitan una construcción progresiva y continua de los conocimientos a lo largo de todo el trayecto educativo.

En cursos de varios días de duración, los educadores y profesores reciben capacitación en el método didáctico para la enseñanza y aprendizaje basado en la indagación, del programa Experimento, así como orientación sobre la introducción complementaria de los experimentos en aula.

Para promover la metodología indagatoria y de co-construcción del conocimiento en las escuelas, los maestros cuentan con guías didácticas e instrucciones así como con hojas de trabajo, también disponibles en formato digital, que facilitan la aplicación de los experimentos en el aula.

Las cajas de experimentación contienen materiales de uso común que los alumnos conocen de su vida diaria. Los experimentos pueden llevarse a cabo en cualquier aula; no es necesario disponer de un laboratorio. Para la aceptación y difusión internacional de Experimento resulta especialmente relevante la colaboración con las instituciones educativas locales, que conocen las particularidades de los ámbitos educativos específicos de cada país. Su contribución es esencial para poner en práctica este programa educativo.